El dolor que cura vs el dolor que daña

Muchas veces en los talleres sale este tema.

¿Hasta dónde llegar con el dolor?, ¿hasta dónde estirar?, ¿hasta dónde me permito?

Sabemos que el cuerpo y el cerebro reaccionan constantemente al dolor, aunque a veces no seamos conscientes. El dolor que daña nos deja sensación de peligro y malestar en el cuerpo. Tenemos ganas de escapar, de huir, nos sentimos intranquilos y nos bloqueamos. 

El dolor que cura nos deja una sensación de que hay algo por resolver. Hay ganas de soltar, de curar y transformarse. Lo importante es conocer que hay un trance entre uno y otro. Para transformar un dolor que daña en uno que cura hay que vivirlo, tomar conciencia, admitirlo y seguidamente soltarlo. El cuerpo nos da la posibilidad de hacerlo mediante el grito, las lágrimas y los suspiros. Así, escuchando el cuerpo a poquitos es posible liberar tensiones más profundas y vivir mejor.

Deseo que tengas un feliz día de soltar tensiones profundas y vivir desde tu más pura esencia. Siempre con una mirada de amor hacía ti mismo.

Laura Monfort. Licenciada en Psicología, especialista en liberar tensiones. En mis cursos y talleres te ayudo a soltar el cuerpo de tensiones, reducir el estrés y aprender a gestionar tus emociones para vivir mejor.  Aprende a escuchar tu cuerpo y tu vida mejorará.

29 agosto, 2019

0 responses on "El dolor que cura vs el dolor que daña"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Newsletter

Puedes seguirme en las redes sociales

top
Template Design © VibeThemes. All rights reserved.